Durante mi etapa universitaria los códecs crearon una guerra abierta con los alumnos. Estoy seguro de que esa guerra sigue en pie y seguirá por los siglos de los siglos a pesar de tener al H264 bastante asentado como códec principal.

Pero para los no iniciados en el audiovisual, ¿qué son los códecs? Son algoritmos cuya función consiste en comprimir y descomprimir audio y video. El vídeo digital necesita ser codificado de alguna manera para ser leído en un ordenador, los datos en bruto deben estar recogidos en un contenedor o formato, que es comúnmente denominado el encapsulado digital, donde audio y vídeo se unen en un solo archivo. ¿ein?

Estos algoritmos básicamente permiten que los procesadores y demás componentes del ordenador no estallen o se quemen, debido a la complejidad misma del archivo, informáticamente hablando. Por tanto, un buen códec es aquel que es capaz de comprimir el tamaño del archivo sin exigir demasiada pérdida de calidad, por eso el H264 está tan extendido junto a su contenedor MPEG4 o MP4.

Sin embargo, cuando nos enfrentamos a la edición de vídeo, este códec no es el más idóneo, puesto que sus algoritmos comprimen muchísimo la imagen, y el trabajo de descomprensión que debe hacer el hardware de ordenador con el programa de edición, ralentizará nuestro flujo de trabajo. Esta es la razón por la que si editas un archivo 4K desde tu Sony Alpha necesitas hacer un proxy (ahora veremos qué es) y sin embargo, si es desde una BlackMagic la edición sea fluida.

Las cámaras semiprofesionales de vídeo graban en formato .mov (quicktime de apple) con el códec H264. Esto permite grandes calidades de imagen en una codificación de color 4.2.0, pero poca fluidez en la edición y una corrección de color justa que se salva en las cámaras sin espejo actuales por sus perfiles de color con curva logarítmica. Para entender esto de forma muy resumida, estos perfiles amplían el rango dinámico de las cámaras en crominancia y luminancia.

Cuando vamos a cámaras profesionales, ya sea BlackMagic Pocket, Sony F55, Sony FS7, RED o Alexa, vamos a tener opciones de grabar o bien en RAW (en bruto, con toda la información del sensor) o con un códec de menor compresión como puede ser Apple ProRes 422. Era muy común antes de la popularización de Premiere de Adobe y cuando Apple aún reinaba con Final Cut Pro 7, transformar los archivos H264 a ProRes 422. Aumentando el tamaño, pero no la calidad, se conseguía así la fluidez sin necesidad de renderizar (procesar) los vídeos constantemente.

El bitrate

Esto es la tasa de datos por segundo. Si vais a las especificaciones técnicas de una cámara vais a poder encontrar que algunas graban a 4K25p 100mbps, o dicho de otra forma: Resolución 4k a 25 fotogramas por segundo con 100 megabits por segundo (bits que no bytes). Por tanto, a más tasa de datos por segundo, mayor calidad de imagen y por ende, mayor tamaño del archivo. Lógico, ¿verdad?

Una DSLR tipo Canon o Nikon suele grabar entre 40 y 100 Mbps, dependiendo del año de fabricación. Pero ahora hay cámaras para el usuario normal que llegan a 400 Mbps como la Fuji XT-3. Esto no va a afectar por su puesto al rendimiento de nuestro ordenador si usamos el códec H264, puesto que son más datos a comprimir y descomprimir.

A la hora de la exportación de la edición, normalmente nuestro vídeo va a ir dirigido a Youtube, Vimeo o el ordenador del cliente. Así que lo normal es enviarlo en MP4. Vamos a encontrar varias opciones en este apartado: CBR, VBR 1 pass, VBR 2 pass. Para explicarlo brevemente:

CBR: Constant Bit Rate, crea una tasa de datos constante, es decir, calidad del vídeo siempre es la misma.

VBR 1 y VBR 2 pass: Variable Bit Rate. Creamos una tasa de bits variable en función del movimiento de la imagen. Es decir, como en la imagen, la tasa básica son 20 Mbps, pero en las zonas de mayor movimiento de imagen se aplica hasta 30 Mbps. Esto permite una mejor compresión del archivo y una optimización del tamaño del mismo. La diferencia entre 1 pase y 2 pases, es que en el segundo el vídeo se codifica dos veces, siendo la primera un análisis de la imagen con el fin de que, en la segunda codificación, se aplique la tasa de bits más adecuada. Teóricamente esta opción es mejor, pero lleva el doble de tiempo. Así solamente se contempla para la exportación final por si acaso, y a veces, con un solo pase es suficiente.

En otros códecs y formatos la tasa de datos viene preestablecida por el propio algoritmo. Por ejemplo, en ProRess 422 suele ser 200 Mbps y en ProRess 422 HQ 400 Mbps. Esto es importante tenerlo en cuenta de cara a exportaciones de vídeo para publicidad, donde nos pedirán o bien este códec u otros como DNX HD 422, nativo de Avid o si el espacio de color es YUV con GoPro Cineform, al menos, en el entorno Adobe.

Si nos vamos al formato cine, tenemos el DCP (Digital Cinema Package) cuyos contenedores de audio y vídeo son MXF, siendo el códec de vídeo JPEG2000, puesto que normalmente se hace con secuencias de imágenes, aunque cada vez más se trabaja con archivos de vídeo sin comprimir.

Es un mundo muy extenso y te invito a que investigues si estás interesado en la edición y postproducción. De hecho, es un temario muy extenso en asignaturas de edición. Si estas en este mundo, tanto de edición como en el equipo de cámara, tener unos conocimientos básicos del mundo códecs es fundamental.

Proxys

Los proxys son archivos comprimidos que permiten trabajar simultáneamente con los archivos más pesados, mejorando el rendimiento de la edición. Por ejemplo, editamos un cortometraje grabado con una cámara RED en formato .R3D, que es el bruto de estas cámaras. A nuestro ordenador, a pesar de ser un archivo prácticamente sin compresión, le va a costar por la cantidad de información que maneja, sumado a que lo normal es que se haya grabado en 6K u 8K para aprovechar todo el tamaño del sensor. Por tanto, para agilizar el proceso, convertimos esos archivos en otros más pequeños, con un códec H264 pero a una resolución que el procesador y la tarjeta gráfica muevan sin problema como a 720p.

De esta forma, podemos editar fluidamente a esta resolución, y exportaremos el resultado final en el tamaño de imagen que corresponda.

Si te ha gustado lo que has leído, puedes suscribirte al blog pinchando en este link: https://bit.ly/2LGpELc (te llevará a un formulario de MailChimp).

¡Hasta la semana que viene!

Facebook: https://www.facebook.com/Alejandro-Barvel-186754851397276/

Instagram: https://www.instagram.com/alejandrobarvel/