El pasado fin de semana me acerqué a una tienda de fotografía para probar tres modelos de cámaras que actualmente están al pie del cañón entre los diferentes videógrafos y realizadores. Se trata de las cámaras Sony A7III, Lumix GH5s y Fujifilm XT-3.

Si leíste el post sobre el equipo que uso actualmente, aún sigo utilizando una modesta (y poderosa) Canon 7D, por lo que llevo tiempo pensando en actualizarme a otra cámara que me dure al menos los próximos 10 años, pero los que me conocen, saben que soy muy aristotélico y busco siempre el termino medio, es decir, lo más equilibrado. Esto, en general, me ocurre con toda la tecnología: miro, vuelvo a mirar, consulto, pruebo, comparo, etc. Para mi último teléfono estuve todo un mes viendo y probando diferentes modelos. Todos tenemos manías, somos humanos.

Dicho esto, de esas tres cámaras descarté dos. La que más me gustó fue la Sony A7III. Debo matizar que no pude probarlas saliendo a la calle ni viendo cómo responden en postproducción, aunque sobre papel, teóricamente la GH5s se lleva la palma en este sentido. Así que me limite a un concepto básico, personal, clave y único: la ergonomía. Eso sí, podéis ver miles de vídeos sobre estas cámaras en internet, pero el valor de probarlo por uno mismo supera cualquier review.

Esta sería la primera cuestión para tener en cuenta al elegir tu cámara. ¿Cómo la sientes en tus manos? ¿Encuentras fácilmente los botones? ¿Los menús son intuitivos? ¿Estás cómodo o cómoda cogiéndola?

Según estos factores, personalmente elegí la Sony A7 III. Evidentemente no me la compré, porque la nueva Lumix S1H que sale en septiembre va a marcar el rumbo de una nueva generación de cámaras. La semana que viene habrá un post sobre cuestiones técnicas, por si eres nuevo en este mundo, que te sirva de guía.

El siguiente punto sería saber para qué necesitas la cámara. ¿Para vacaciones? ¿Vas hacer un video blog? ¿Para un poco de todo? ¿Sólo para vídeo? ¿Sólo para foto?

Hay montones de cámaras con una calidad brutal y de todos los precios, así que lo primero que debes tener claro es que es absurdo gastarse 3000€ para usar la cámara en vacaciones (salvo que quieras fardar de cámara en la playa, montaña o ciudad). De todas formas, supongo que si estás en este blog es que por lo menos te planteas algo que te sirva para todo. Si estás empezando, te recomiendo no pasar de la horquilla de 500€-1000€. Si quieres hacer algo más profesional, entre los 1000€-2500€. Lo demás, como la Lumix S1 y S1R (3.400€-5000€) es para profesionales que pueden invertir en una super cámara.

Y la verdad es que, si ves a otros filmmakers en Youtube, verás que usan cámaras distintas según y cómo. Algunos incluso usan las nuevas Canon EOS R por su pantalla abatible y porque para hacer vídeo blogs en youtube no se necesita realmente más. Pero por regla general, el usuario medio no puede permitirse tener 3 cámaras. Así que una vez más, piensa para qué la vas a usar y busca un equilibrio.

Como extra, si quieres aprender, deberías tener en cuenta dos cosas técnicas:

  1. Que tanto en vídeo como en fotografía tengas control manual total.

  2. En el apartado de vídeo, al menos puedas grabar a una resolución de 1080 píxeles y 60 fotogramas.

Si te ha gustado lo que has leído, puedes suscribirte al blog pinchando en este link: https://bit.ly/2LGpELc (te llevará a un formulario de MailChimp).

¡Hasta la semana que viene!