Si es la primera vez que entras a mi blog, esto no es una crítica. Ya hay muchas sobre esta película. Vamos a ir un poco más allá de si Sandra Bullock está fenomenal interpretando a su personaje o si la película nos ha agobiado.

Tuve la suerte de verla en el cine y esta es de las pocas que merecen la pena verlas en 3D. Si tenéis un TV con esta tecnología os recomiendo un segundo visionado así. No tiene desperdicio alguno. Te advierto que, si no la has visto, este pequeño análisis narrativo tiene spoilers. Vayamos al lío.

El director de cine de esta película es Alfonso Cuarón, ahora mismo popularmente conocido por «Roma».

La película comienza con un paseo espacial entre los dos astronautas arreglando una sección del Hubble. Para ella, la doctora Ryan Stone (Sandra Bullock) es su primera misión y para él, Matt Kowalski (George Clooney) es la última y quiere batir un récord en horas dando dicho paseo. En un momento dado, un satélite inactivo es destruido por los rusos y provoca una reacción en cadena de restos de satélites que hace que orbiten a toda velocidad por la Tierra destruyendo todo a su paso, incluido tan preciado telescopio. Kowalski queda a la deriva espacial dando la oportunidad a la doctora de salvarse yendo hasta la capsula soyuz rusa. En todo ese periplo por conseguir entrar en la sonda de la estación internacional que le lleve hasta la estación espacial china, Ryan vive todo tipo de problemas que puede haber en el espacio. Cuando consigue entrar, se forma una imagen muy clara.

De alguna forma, Alfonso Cuarón es muy explícito y su narrativa nos muestra un feto en el vientre. Ryan va a volver a nacer después de ese viaje. Esa es la lectura creo más evidente. También podría estar hablando de un antes y un después en los viajes espaciales del ser humano, pero creo que es menos acertada esta lectura debido a que la película va sobre su personaje.

Después de esto, Ryan trata de contactar con alguien en la Tierra mediante radio, pero encuentra a una persona que tiene un bebe y acaba por escuchar su llanto antes de intentar suicidarse cortando el oxígeno. ¿Más pistas?

Lo que pasa después, es una alucinación por la falta de oxígeno precisamente, donde vuelve a aparecer Kowalski volviendo a poner todo en marcha y motivando a la doctora para que siga intentando volver a casa. Para ello, emprende otra miniaventura espacial que le permite finalmente llegar hasta la estación china Shenzhou y así volver.

En su re-entrada en la Tierra, el módulo espacial se separa en varias partes y cae en el mar. Acaba por hundirse hasta que Ryan consigue salir y buceando llega hasta la superficie.

Toda esta secuencia ha sido un parto, figuradamente hablando. La re-entrada a la atmósfera, Ryan saliendo de la cápsula y saliendo del agua. Incluso cuando se pone en pie le cuesta andar. Es normal, les pasa a muchos astronautas al volver tras tanto tiempo con la ingravidez, pero aquí sigue la estela de ese renacimiento.

En definitiva, Gravity es una forma muy peculiar de contar el nacimiento de una persona. Como veis, no es un análisis demasiado exhaustivo, pero si sirve para ir desengranando otros más complejos que trataremos en el blog. ¡Poco a poco! ¿A qué mola ver las pelis así?

¿Te ha gustado esta entrada? Pues déjate un like y comenta cualquier cosa que creas que puede sumar. Se trata de que todos aprendamos juntos como guionistas y filmmakers.

¡Hasta la semana que viene!